maderne / crítica literaria e teatral... E POLÍTICA

un espazo para partillar críticas, comentarios, reseñas e outros documentos sobre literatura, teatro, arte, cultura..., amenizado por Manuel F. Vieites




sábado, 24 de abril de 2010

Barthes y el teatro

Las palabras del maestro
MF Vieites

Reseña publicada en la revista ADE/Teatro

He de confesar que siento verdadera pasión por Roland Barthes, tal vez porque en mis años de estudiante de filología, frecuenté sus libros de forma recurrente, en tanto ofrecían, en aquellos años, novedad y aventura. Trabajos como Introducción al análisis estructural del relato, en el que intervenían otros grandes como Todorov, Eco, Genette o Greimas, Crítica y verdad, o Ensayos críticos impulsaron una forma diferente de considerar la obra literaria, en lo que tenía de literaria. Con aquellos libros, llegados de Buenos Aires (Nueva Visión, Paidós..), Caracas (Monte Ávila), o Barcelona (Seix Barral) aprendimos a leer de una forma diferente.
Pasados tantos años, los escritos de Roland Barthes siguen siendo oportunos y necesarios, como lo son los trabajos periodísticos de otros insignes críticos del teatro tal que Eric Bentley o Kenneth Tynan, tanto por lo que dicen como por la forma en que enseñan a elaborar la crítica, el discurso. Con ellos Barthes comparte una misma pasión, la derivada del conocimiento de la obra literaria y escénica de Bertolt Brecht, que apoyaron sin fisuras en sus países de origen o adopción.
En esta nueva colectánea de trabajos encontramos de nuevo esa presencia de Brecht y del Berliner Ensemble, como paradigmas de un teatro por hacer en Francia. Su editor, Jean-Loup Rivière, alumno de Barthes, lo concibe a finales de los setenta del siglo pasado, al descubrir que aquellos viejos trabajos seguían teniendo interés en aquel momento, como lo siguen teniendo ahora que han pasado ya más de cuarenta años. En efecto, a lo largo de la década de 1950, Barthes publica un buen número de crónicas, comentarios y críticas de teatro y de literatura dramática, en revistas y periódicos como Lettres nouvelles, France-Observateur o Théâtre Populaire. En todas ellas analiza el momento actual de la escena francesa considerando muy diversos aspectos, desde la organización teatral a la dimensión estética de las propuestas escénicas. Y de ahí deriva precisamente la actualidad de su discurso, pues pasados tantos años algunas cosas, o muchas quizás, en poco han cambiado. Así, por ejemplo, cuestiones de cómo un teatro puede ser popular e inmensamente rico al mismo tiempo en el plano artístico, o como hacer un teatro histórico en el que lo histórico no sea más que un pretexto para hablar del ahora, o en qué basar un teatro comprometido con lo real.
Para los amantes de la literatura, Barthes sigue siendo una fuente necesaria porque su capacidad analítica, su visión del texto, pues siempre ofrece una perspectiva nueva. Magnífica la visión del Godot de Beckett. Confieso que siempre que tengo que abrir un texto, una de las primeras cosas que hago es comprobar si Barthes ha escrito algo sobre él. Es lo bueno que tienen los grandes maestros. En este volumen encontraremos formulaciones y propuestas que asombran por su novedad, como la importancia del receptor como constructor de significados, o su análisis de las fotografías de Madre Coraje, todo un ejercicio de definición de los signos que configuran la narración escénica (la semiología). ¿Qué decir, en fin, de esa magnífica propuesta titulada “El teatro griego” que nos permite llegar a la escena ateniense desde tantas perspectivas?
De nuevo, como frontispicio del conjunto, encontramos un texto clásico, aquel que comienza con una frase inquietante: “Siempre me ha gustado mucho el teatro, y sin embargo ya no voy”. Más allá de las interpretaciones simplistas, o de las respuestas como tabernarias, que la sentencia podría provocar, a lo mejor vale la pena analizar con sosiego la pulla que nos lanza y considerar las razones que pueden llevar a una persona a afirmar tal cosa. Sobre todo, porque es una frase que se escucha con relativa frecuencia. Y ante esa realidad no estaría de más que desde la escena se hiciese una reflexión similar a la que propone Barthes, no vaya a ser que existan estrategias para espantar espectadores.
El trabajo de Jean-Loup Rivière como editor es magnífico, como también lo es su introducción, y hemos de agradecer su paciente espera para que Barthes diera su consentimiento a una edición de viejos escritos que el ya no consideraba oportuna. Su muerte prematura, un 26 de marzo de 1980 retrasó su salida hasta el año 2002. Y hoy nos llega como una verdadera primicia, en traducción de Lucas Vermal y Ramón Andrés. Contrariamente a lo que cabría esperar, es un libro especialmente recomendable para todas aquellas personas que se ocupan de la interpretación o la dirección de escena. Sobre todo para ellas. Palabra.

Barthes, Roland: Escritos sobre el teatro. Edición de Jean-Loup Rivière. Barcelona: Paidós, 2009. 381 páginas.

No hay comentarios: